martes, 19 de julio de 2016

Cuando caes, te levantas. (Cartas)

Cuando la vida te derriba; Te levantas. Esto es algo que me decía mucho mi hermano, el cual falleció hace muy poco tiempo. Se que esto no lo leerán más de trece personas, tal vez menos. Por eso me siento mas libre para escribirlo, y con ello desahogarme.

El era una persona que admiraba. Mi gran frase, desde mis 5 años, fue la que el me recordaba cada vez que peleaba en boxeo, hacia mma o se iba a algún sitio destinado. Esa gran frase; ''Soy inmortal, no va a pasarme nada''.

Yo solía decirla, cuando tiempo después seguí sus pasos y pelee en boxeo. Se las decía a una vecina y primer amor, que desgraciadamente también se fue. La verdad es que estaba cagado de miedo cuando se lo decía. Pensaba; joder, no puedo con esto, pero no puedo preocupar a este ángel.
Así fue como comencé a creerme yo mismo esa inmortalidad, no por mí, si no por ella.

Tiempo después esta chica dejó en mi los valores de proteger a las personas que quieres. A no dar tu tiempo a alguien que no lo merece, a sufrir por levantar a los demás. A protegerlos de todo en general, como si de un héroe se tratase.

''El tiempo es lo más bonito que puedes darle a alguien, más que el dinero, más que lo material o lo físico. Por que nunca, hagas lo que hagas, nunca lo recuperaras.''

Esta frase fue la última que escuche a mi hermano cuando le comenté que tenía problemas con una amiga mía de casi toda la vida. Y vaya si tenía razón.

He estado toda mi vida lamentando la muerte de mi primer amor, mi vecina y primera amiga. Y ahora con la de la persona que más admiraba, mi hermano; pensé que nunca iba a recuperarme. De echo nunca lo haré completamente. Pero ellos van a vivir en mí, en cada pequeño gesto. En cada promesa. En cada lucha.

Solo a dos personas les prometí que estaría siempre. Con una lo cumplí. Incluso cuando estaba en un charco luchando por respirar. De echo, aprovecharé esto para decirle directamente a ella.

-Perdóname. Te he buscado y busco en cada rincón, en todos mis recuerdos. Y perdóname también por no ir por ti a buscarte y llevarte conmigo. Pero es que hay otras personas que me quieren y que voy a proteger. Te prometo que te contaré todo cuando llegue a donde quiera que estés, si Dios me deja verte, ya que como sabes no soy cristiano. Espero que no ponga impedimentos.

Eres y fuiste la razón por la que vivo con estos valores. Y soy la persona más afortunada del mundo por haberte conocido. Eres maravillosa, no lamento nada, ni los momentos de peleas ni en los que no nos podíamos ver. Gracias a ti y a mi hermano, se que las personas importantes valen más que el orgullo, mi gran e inflado orgullo.

 Estés donde estés, solo quiero verte y te echo de menos, no sabes cuanto. Te quiero con toda mi alma.


-Estas palabras van para ti, hermano:

Fuiste mi inspiración y mi modelo a seguir desde que tengo uso de razón. Tu me enseñaste el honor, la disciplina, y que la verdadera fuerza reside en el motivo de tu lucha y no en los músculos.

Viviste como quisiste. Y te admiro por ello. Eres un hermano maravilloso, el mejor que podría cualquiera tener.

De echo, confieso que aún espero a que pases por la puerta, la cruces y me digas que tu nunca podrás irte, que eres inmortal y no te ha pasado nada.

Pero no pasas nunca por la puerta, y te necesito tío. Te necesito por que te quiero. Por que nadie puede con mi hermano mayor. Eres la persona más fuerte que he conocido. Por favor, vuelve y dime que esto fue una cruel mentira; Por que nadie puede contigo. Eres el mejor, nunca pude ganarte, nunca. Tu eres el mejor.

Estés donde estés, te quiero y seguiré tu ejemplo. Imaginaré un mundo donde pueda ser feliz con mi familia, como tu lo fuiste con la tuya. Eres el mejor, hermano.



No hay comentarios:

Publicar un comentario